Categoría: Videoblog

Con los ojos de un niño

La acera sobre la que ayer hablaba en la calle Ricardo Montes con un vecino (puedes verla en la siguiente imagen) era en mi infancia la acera más ancha de todo Ciudad Naranco. Por eso allí, haciendo portería con un buzón de Correos y una señal, y pintando la otra en una pared desnivelada al fondo que ya no existe, nos juntábamos los niños del barrio a jugar al fútbol. Voy casi cada domingo a visitar a mis tías, y conozco bien la realidad de la zona en la que me crié. En esa calle vivía mi abuela. Ayer, en el paseo igual que en La Corredoria, y charlando con los vecinos, pude verlo de nuevo con los ojos del niño que fui, y soñar con lo que haremos si me ayudas.

acera

En esa acera de la calle Ricardo Montes llegamos a jugar diez para diez. Un poco más arriba ya sólo había terreno verde, más allá de la Granja Iris, donde se ubica ahora el Centro Social, uno de los primeros que funcionaron en Oviedo, y de los más grandes. Ya en mi infancia aquella granja estaba cerrada y para los niños que éramos suponía todo un reto ir, entrar en lo desconocido. Y mira que Aurorina, la Alcaldesa de barrio, me conoce desde los tiempos del pantalón corto, y asegura que siempre fui muy tranquilo. Sus hermanos formaban parte de mi pandilla, junto a Juanje, Óscar Moreiras, cuyo padre era bombero, o Tomás, con el que todavía mantengo contacto a través del Facebook. No era revoltoso, dice Aurorina, pero una vez sí, que el balón se nos escapó y rompimos el cristal de la panadería de Angelina… y hasta aquí puedo contar.

Los niños de entonces nos movíamos. En esa acera también llegamos a hacer un rastro vendiendo nuestros pequeños juguetes. Clics de Famobil, geypermanes, canicas… con lo que recaudamos organizamos una chocolatada para la que nos prestó espacio el salón de la parroquia. Hoy esa falta de espacio está bien cubierta con el centro social pero, por ejemplo, tenemos que avanzar en infraestructuras deportivas. Es un compromiso claro y concreto que puedes ver aquí. El vecino de la zona con el que hablo en la siguiente foto me lo comentaba. Muchos niños. La nueva zona de Prados de la Fuente rejuvenece el barrio. Y yo no quiero que los niños jueguen al fútbol en las aceras si podemos darles mejores instalaciones, y que no dependan de las canchas de los colegios.

DSC_2498

​En la parte más vetusta de Ciudad Naranco el gran problema, desde mi infancia, es el desnivel de las calles, la accesibilidad. Como te contaba, visito el barrio casi cada domingo para ir a comer a casa de mis tías (en la familia, “las tatas”). Se perfectamente los problemas que tiene la gente mayor para moverse a hacer la compra y volver a casa. Por eso otro de mis compromisos con el barrio es mejorar la accesibilidad. Y, por supuesto, darle una salida hacia Cuyences, eliminar los problemas en Nicolás Soria y conectarlo con el mundo a través de una ronda verde y limpia. Todo ello hace falta. Y no vamos a dejarlo pasar. En esta foto, que ayer colgaba en Instagram, mostraba los planos in situ a una vecina.

IMG-20150513-WA0009

Ayer, caminando por Ciudad Naranco, lo veía todo con los ojos del niño ilusionado que sabe que con tu ayuda puede cambiar muchas cosas y mejorar Oviedo. Esta mañana estuve en lo mismo en Llamaquique. ¿Te lo cuento mañana? De momento te dejo aquí también la entrada del video-blog en la que puedes ver mi paseo por Ciudad Naranco, y otras actividades que tuve en la jornada.

© 2018 Caunedo Si

Tema por Anders NorenArriba ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.